Europa,  Italia,  Venecia,  Viajes

Burano (Venecia)-Parte VII

Hoy era nuestro último día de vacaciones. Después de valorar distintas opciones decidimos pasar parte del día en la isla de Burano. Recogimos nuestro equipaje y tras desayunar en la cafetería del camping nos dirigimos a Piazzale Roma. Como todas las mañanas en esta plaza hay bastante tráfico por lo que nos llevó un rato aparcar.

 

Burano,  a pesar de no tener mucho atractivo turístico, sorprende con sus casas coloridas, sus canales y sus estrechas calles.  En esta isla podemos visitar la iglesia de San Martín, la única que hay, cuya torre inclinada del “campanile” nos recuerda a la famosa Torre de Pisa. Esta torre fue inclinándose progresivamente debido a que los palafitos sobre los que se asentaba la estructura fueron cediendo. Otro de sus atractivos es el museo de encaje, de este museo no os puedo decir mucho ya que no lo visitamos, pero en él, se muestran distintos tipos de encaje junto con documentaciones históricas sobre el tipo de producción que se llevó a cabo. Sin embargo, la isla de Burano, llama la atención especialmente por su tranquilidad, por ser un pueblo pequeño con mucho encanto.

IMG_1806

Para llegar a Burano, tras coger los tickets en el kiosco de Piazzale Roma, debemos de dirigirnos al puesto de la línea 3. Recordaros que el coste del billete normal es de 7.50 euros, mientras que para las personas con movilidad reducida es gratis y para el acompañante es de 1.50. Cada billete tiene una duración de 75 minutos.  Para llegar a la parada debemos de cruzar el People Mover, girar a la derecha, hacer la curva y pasar el puente, allí encontraremos la terminal junto a las líneas 4.2 y 5. Estas líneas también nos permiten ir a Burano pero la 3 es más directa. Recordad confirmar el itinerario con el personal de a bordo por si los recorridos han sufrido modificaciones. La línea 3 para en Murano, nosotros debemos de bajarnos en la segunda parada que hace en la isla para cambiar de línea. Bajamos y cogemos la línea 12 para llegar a Burano.

Llegamos a Burano y empezamos a callejear por la isla, recorriendo cada uno de sus rincones, fotografiando cada detalle.

En nuestro recorrido atravesamos dos puentes, uno estilo pasarela y el otro, aunque no presenta escalones pronunciados, resulta un poco complejo de subir sin una ligera ayuda.  A continuación os dejo una foto del puente.

IMG_1909

Andamos hasta llegar a uno de los extremos de la isla, nos sentamos y nos tomamos una cerveza. Después de disfrutar tranquilamente de las vistas fuimos a buscar un sitio para comer. De camino, paramos en el baño público que se encuentra al lado de la Piazza Baldassare Galuppi. Optamos por comer cerca de la Terminal de Ferri Burano SX per F.te Nove, desde donde salía nuestro vaporetto. Nos sentamos en la terraza del restaurante Fritto Misto y nos pedimos una pizza Vienesa por 8.50 euros.

Después de comer cogimos el vaporetto para retornar a nuestro destino. El trayecto tiene una duración de aproximadamente 1 hora. Para volver hay que tomar la línea 12 que hace la primera parada en Torcello. Esta isla se encuentra aproximadamente a 5 minutos de Burano. La segunda parada es Murano y allí debemos de cambiar a la línea 3 para llegar a Piazzale Roma. Como os había comentado en la entrada “Venecia- Parte V” se trata de un itinerario bastante sencillo que nos permite visitar las tres islas (Murano-Burano-Torcello) por nuestra cuenta.

Llegados a Piazzale Roma cogimos el coche y nos pusimos en marcha hacia Lonate Pozzolo, un pueblo cercano a Milán. Nos alojamos a través de Booking en Via San Taddeo, un apartamento que a pesar de ser muy económico y situarse a escasos metros del aeropuerto de Malpensa, no es accesible, contando con unas 15-20 escaleras para llegar a nuestra estancia.

Al día siguiente nos dirigimos hacia la Terminal 1. De camino paramos en una gasolinera ya que el tanque lo debíamos de devolver lleno. Dejamos el coche en la empresa y cogimos el bus que une las dos terminales para llegar a la terminal 2, desde donde salía nuestro vuelo.

Para concluir decir que se trataron de unas vacaciones por el norte de Italia que me sorprendieron gratamente en cuanto a accesibilidad. Pensaba encontrarme con más hándicaps, sin embargo, los lugares que visitamos son mayormente transitables. Ha sido una experiencia maravillosa en todos los sentidos.

ALGUNOS PEQUEÑOS CONSEJOS QUE OS PUEDEN SER ÚTILES EN VUESTRO VIAJE:

  • Llevar una bolsa grande de plástico. En caso de que el alojamiento no disponga de silla para la ducha podréis cubrir vuestra silla con la bolsa, esto os permitirá tener un asiento para ducharos. Esta idea al final no la llevamos a cabo debido a que todos los alojamientos tenían sillas de plástico para prestarnos. Si alguien ha probado esta opción que os comenté le animo a que comparta su experiencia con nosotros.
  • Portar un cojín de aire. El cojín de aire nos servirá entre otras cosas para poner entre las piernas a la hora de dormir. Además, también nos permitirá usarlo para sentarnos a la hora de ducharnos y no mojar el que va incorporado a la silla de ruedas.
  • Llevar un kit antipinchazos. No estoy acostumbrada a llevar este tipo de kits, y tampoco llevo bombín. Gran error. Nunca me ha surgido ningún imprevisto por lo que tampoco he sido consciente de la importancia de llevarlo conmigo. En este viaje  llegué a tener las ruedas con poca presión, aunque solucionamos el problema hinchando las ruedas en una gasolinera creo que es práctico portar un kit con nosotros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *